Superando miedos…

Ayer fuimos a montar a caballo. En principio la actividad estaba pensada para que fueran los chavales los que la realizaran y para nada entraba en mis planes tener que participar (una experiencia poco agradable en el pasado…) A uno de ellos le daba miedo y en pleno debate entre compañeros, «tío que no pasa nada, ¿es que tienes miedo?, pero si es muy fácil, no se atreve…» voy yo y suelto: ¡Venga! Lo intentamos juntos.

Al final él no montó, pero yo tenía que ser «consecuente»… Gracias a ello me enfrenté al miedo y como en muchas ocasiones nos pasa, descubrí que «no era para tanto». Cuantas cosas nos perdemos por esa emoción que tantas veces nos invade…

Muchas gracias Sara, del Club Hípico «El Brujo» por tu paciencia y dedicación. Volveremos pronto.